lunes, 28 de marzo de 2016

Víctor Álamo regresa a la Biblioteca de Tabaiba para comentar con sus lector@s la novela "Campiro que"

No son letras, son lagartos.
De lejos, extendidos sobre el paisaje, parecen letras. Sus lomos negros bajo el sol, sobre la tierra calcinada, dibujan palabras, pero son lagartos, no cabe engañarse. Sus cuerpos negros, sus cuerpos también azulados, detenidos en cualquier gesto sobre este paraje baldío de la isla. El calor crepita estridente a ras de lava y al fondo el mar evaporándose se funde con el cielo casi blanco. Silenciosa la respiración de la isla. Como una branquia. Como una agalla. Pero no. Respira la tierra por la piel de los lagartos. Se agita imperceptible. Ese respirar lento. Como si la isla toda fuese un inmenso lagarto prehistórico, encallado, varado sobre la mar.
 
 
Este viernes 1 de abril, a partir de las 19.00h., 
visitará la Biblioteca de Tabaiba 
para tener un encuentro con sus lectores 
en torno a la novela 
"Campiro que".
 Un acto enmarcado dentro del Año Cultural El Rosario 2016.
 
  Esta emblemática novela, publicada en el año 2001 por la editorial Espasa Calpe, vuelve a estar de actualidad gracias a la reedición de Tropos Editorial casi quince años después. Se ha traducido a varias lenguas y publicado en numerosos países, tales como Francia, Portugal, Croacia, Brasil, Venezuela, Alemania, entre otros, y se ha considerado una de las principales novelas de la narrativa canaria. Desde su publicación, Campiro sedujo por su originalidad a la crítica literaria tanto nacional como internacional, siendo finalista del Prix Fémina a la mejor novela extranjera.
 
 En esta novela Víctor Álamo nos cuenta la historia de Campiro, un pescador que vive con pasión su primer amor; Hans Marcus, un oficial científico del ejército de Hitler, y Celedonia Jesús, una guapa lugareña adicta al sexo. Estos son los tres vértices con los que el autor arma un triángulo novelesco repleto de jugosas hazañas  localizadas en una misteriosa isla del Atlántico, la Isla Menor (trasunto literario de la isla de El Hierro), donde el paisaje volcánico es la mejor expresión de las pasiones que sacuden a los personajes en ese tiempo confuso e irracional de la II Guerra Mundial y la posguerra española.
 
Ilustración de la cubierta Óscar Sanmartín Vargas
 
Víctor Álamo de la Rosa ha publicado además las novelas El humilladero (1994), El año de la seca (1997, (prologada por el Nobel José Saramago), Terramores (2007), La cueva de los leprosos (2010), Isla nada (2013) y Todas las personas que mueren de amor, obra con la que obtuvo el Premio de Novela Benito Pérez Armas, el más importante de cuantos se conceden en Canarias. Es, además, autor de los libros de relatos Las mareas brujas (1991) y Mareas y marmullos (2011), y también ha publicado los libros de poesía Fósiles o armaduras del tiempo (1989), Ángulos de la medianoche (1990), Altamarinas (1997), antologados en Mar en tierra (2002) y El equilibrista y los jardines (2013).



 
 

miércoles, 23 de marzo de 2016

Conociendo un poco más a los asistentes del Taller de Relatos Cortos de la Biblioteca a través de "El Diálogo"

Nieves, repostera inquieta de narrativa creativa. Para mis recetas literarias utilizo los mejores ingredientes que poseo; como base una mezcla agridulce con una pizca de desconcierto, untada en crema de sorpresas y rematada con un glaseado de incertidumbre adornado con perlas salteadas de amor y oscuridad.
Nieves


 . La verdad
Mil preguntas invadían mi mente. La percha Alfonso gritaba mareada entre mis manos pidiendo su liberación.
“Puto viejo, entrometido” “A santo de qué desenterró esto, ¿quién demonios se ha creído?”.
Intentaba dejar de manosear aquel pudo haber sido, luchaba por apartar visiones imposibles y blandía aquel dolor como si fuese algo mío. Pero se trataba solo de un viejo fantasma.
“¿Realmente tenía derecho a pedir una explicación? ¿A desenterrar el dolor del pasado?”…
Lancé la percha hacía la cama, mientras gastaba las losetas en un ir venir en línea recta.
Poseída galopó las escaleras dejando tras de sí un crujir discontinuo de madera.
Me recibió entornando su reproche:
-¿Qué pasa?. ¿Porqué subes corriendo ?. Parece que se acerca la Caballería
Exploró la cocina en busca de una excusa para mantenerse allí.
-¿Quién es Alfonso?
Se extendió el silencio
-Eh, ¿Quién?
-Era un hermano de tu padre…
Sin mucho interés, simuló atención por una noticia y la voz del locutor se apoderó de su incomodidad.
-¿YYYY? ¿Qué le ocurrió?
En pie, se asió del brazo de la Cafetera en busca de su humeante compañero.
Los pasos la acercaron pese a que detestaba aquel olor. La única persona de su familia materna lo tomaba.
-Murió en un accidente de moto en las Peñas de la Costa Oeste.
-¿Le conociste?
Sin respuesta, abandonó la estancia.
Escuché estampidos de latón y un rebuscar discontinuo entre los trastos de la vieja vitrina.
De vuelta, muda y sin semblante me tendió la mano con un viejo recordatorio funerario.
Alba me había pedido los apuntes del Tema de Filosofía y mi disposición para ayudar me llevó hasta su casa.
Ofrecí las copias de Filosofía y ella se prestó a acompañarme para seguir la charla hasta mi parada de autobús, entonces apareció él, Un viejo, algo desdentado y pestilente a alcohol. Lo presentó como su padre. Mantuve las distancias y enseñé los dientes sin convicción. Luego me sacó la partida de nacimiento.
-¿Y cómo dices que se llamaba tu madre? ¿Adela?
Asentí, rezando para que llegase la guagua.
-Tu padre Alberto, fue Patrón mío, trabajé con él en la Carpintería. No te pareces con tu madre, bella muchacha de ojos azules.
“Quise que se atrangara con alguno de los dientes que le quedaban”
Pero tu madre casó con él porque, su novio murió ¿Cómo se llamaba?
“Gracias Dios, Fuente Divina, Universo o quién quiera que seas por enviarme a la dichosa guagua “
Subí sin mirar atrás, con los dientes prietos y levanté la mano en señal de despedida a mi amiga y con ganas de hacer un corte de mangas al puto viejo, entrometido, que dice ser su padre”…


martes, 22 de marzo de 2016

Conociendo un poco más a los asistentes del Taller de Relatos Cortos de la Biblioteca a través de "El Diálogo"

Soy paria involuntaria con dos patrias y ninguna. Cuerpo de hierro, alma de luna. Corazón de cristal, voluntad marmolada. Unas veces cálida otras helada. Una muerta renacida a destino incierto atada. Luchadora apasionada, deambulo entre los opuestos persiguiendo la verdad, sabiendo desde siempre que no la podré hallar. Solo tengo interrogantes y respuestas negadas. Socrática empedernida: "sólo sé que no sé nada".
Sara

VIAJE AL CENTRO DE UN GLACIAR 

Fotografía de Dorothy Shoes

Previo aleccionamiento a su paciencia sobre cómo comportarse, se apersonó en el banco y esperó que le llegara su turno.
Los trámites bancarios la sacaban de quicio. Siempre consideró a los bancarios una raza parahumana gestada por glaciares.  
-Setenta y cuatrooo...-                      
Se dirigió con presteza al escritorio donde el joven esperaba su próxima víctima.             -Buenos días, en qué puedo ayudarla?-                                             
-Buen día, quiero dar de baja mi tarjeta de crédito-                              
-Permítame la tarjeta- El joven tomó el plástico y se enfrascó en la pantalla del ordenador accesible sólo a sus ojos.                         
 -Señora tendrá que volver el día 14 para realizar el trámite-                
-Imposible, mintió, no estaré en la ciudad en esa fecha, cuál es el problema?-
- La fecha de cierre-                            
-Si no tengo deuda, ¿qué tiene que ver la fecha de cierre?-                
El joven impasible no sacaba la vista de la pantalla, "qué estará mirando!" pensó ella con fastidio.   
-Sí, pero tendrá que volver en esa fecha-                                             
-Ya le dije que no estaré, tengo que hacerlo hoy- dijo con voz firme.
-A ver, espere un momento- se metió tras los boxes volviendo segundos después con el mismo replay. Ella sintió que la bestia interior se desperezaba...contó hasta tres.
-Ok, míreme bien, le dijo, ve dónde estoy sentada? de esta silla no me moveré hasta que me den la baja de la tarjeta, tendrán que sacarme con la fuerza pública-
-Déjeme ver qué podemos hacer, hablaré con la jefa del sector- y desapareció tras los boxes. Pero esta vez no volvió, su lugar lo ocupó una antipática y maleducada señorita con papeles en su mano que, sin saludar y de mal modo, se puso ante ella
-Complete y firme el formulario- le ordenó.                                             
-Con todo gusto- le contestó irónica disfrutando la situación.
Cumplida la orden, la bancaria tomó el formulario, lo selló, le pidió la tarjeta, le hizo dos cortes y con un clip la adjuntó al papel, -listo, realizado el trámite- dijo levantándose. 
-A ver a ver, un momento, la tarjeta se la queda usted?- Recalcando las palabras dijo en son de burla
-La tarjeta ya no sirve señora-            
-Pero es mía y quiero que me la de, y el formulario también-              
-Es un formulario interno del banco-                                                  
-Bueno, entonces deme una copia, también es un comprobante del trámite realizado.                                                 
No disimuló su rabia, de un manotazo tomó los papeles y se metió adentro, ella seguía pegada a la silla de donde no se movería sin lo suyo. No tardó nada, le entregó los documentos y sin decir palabra volvió a su escondite. Cómo disfrutó ese momento glorioso!
Se levantó de su asiento enarbolando los papeles con una burlona sonrisa de triunfo. Por fin, por una vez, había logrado vencer a un parahumano. Salió del glaciar tarareando Carrozas de fuego de Vangelis. 


Así transcurrió la I Jornada de la Mujer Creadora: A Horcajadas #1 Un mural colaborativo sobre la Mujer Creadora y las tradiciones en el marco del Año Cultural El Rosario 2016














Una acción organizada por Ana Martín con motivo de la I Jornada de la Mujer Creadora y en el marco del Año Cultural El Rosario 2016.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Conociendo un poco más a los asistentes del Taller de Relatos Cortos de la Biblioteca a través de "El Diálogo"

Me dispongo a escribir . El portátil encima del cristal de la mesa de la cocina absolutamente patena. A la izquierda ,tetera recién hecha y la taza naranja con el platillo verde. Ni música ni ruido, silencio, y entonces, con todo preparado, la cabeza empieza a rebullir: ay,ay, que hago yo aquí escribiendo con tooodo lo que tengo que haceeerrr, ay que necesidaaaaaaad tengo yo de complicarme la vidaaaaa????....  no se me ocurre nada, que horror, no me va a salir el relato de esta semana, yo mejor lo dejo, tengo que ir al súper...y arreglar los papeles... y si hago una tanda de abdominales, digamos doscientos? y tengo el libro nuevo de Cunnigham que me esta gritando que lo coja...mejor me tumbo en el sofá con la mantita y dejo que escriban los que de verdad saben... y si llamo a mi madre? y si llamo a mi hijo? Hago un sudoku ?.O me pinto las uñas? 
No, venga, escribe, inténtalo, a ver, si te encanta, empieza YA, cállate y escribe: 

"Érase una vez una comisaria...."

Maite


MNEMOSINE HOSPITAL 
El edificio, oculto tras los cipreses, se ubicaba al final de una calle peatonal, en la parte alta de la ciudad. Nada en el edificio recordaba a un hospital. El suelo de roble decapado y los tonos celestes en las paredes imprimían una sensación de agradable  ligereza.
 La Doctora Bueno tenía su consulta en la segunda planta. Sobre su mesa, como único adorno, una bola azul de cristal.
-Verá, señor… nuestro hospital tiene un protocolo estricto con respecto a las extirpaciones totales de recuerdos…nunca las realizamos en primera instancia, lleva tiempo y primero ensayamos otros acercamientos menos drásticos.
-Pero yo necesito olvidarme de Ella ya… no lo soporto más, estoy sufriendo mucho.
-Ya veo. Pero debo ceñirme al procedimiento habitual. Objetivos parciales. Digamos el último año, o el tono de la voz, o el olor de su pelo. Dígame qué es lo que más le duele.
-Las mentiras, lo que más me duele, son las mentiras. Hágame olvidar por lo menos  eso.
La Doctora Bueno sonrió con dulzura.
-Claro que sí. Somos especialistas en la extirpación de mentiras, es un tratamiento ambulatorio que no necesita cirugía, le extenderé unas recetas y le daré las instrucciones del procedimiento por escrito. Y si todo va bien en unos meses la haremos desaparecer de su mente por completo.
Salí del despacho y atravesé la sala de espera, donde otros dolientes crónicos y agudos aguardaban  a que les erradicaran, exterminaran, desinfectaran, eliminaran y arrancaran de su vida a su padre, al 29 de diciembre, las humillaciones del colegio, un accidente, una agresión, un remordimiento, o aquella vez que dijeron que no, que dijeron que si, que no dijeron  nada.
Anduve sin rumbo y llegué al mirador bajo el cual el río describe una amplia curva.  Recordé el mito: En el Hades, las almas de los difuntos podían beber del río Lete, para olvidar sus vidas anteriores, o del río Mnemosine, para recordarlas.
Con el dossier de la Doctora Bueno en la mano, me incliné sobre la barandilla.

jueves, 10 de marzo de 2016

Conociendo un poco más a los asistentes del Taller de Relato Corto de la Biblioteca a través de "El Diálogo"


He amado la escritura y la lectura desde pequeña.  Soy una mezcla incoherente del teatro de la vida, freestyle, locura, tristeza y absurdidad.  Las letras... sí, les rindo pleitesía.
Aurelia

Fotografía de Gonzaga Manso

DENTRO DE MI, LA HILARIDAD 
- Siéntate en la desordenada habitación pero cállate de una puta vez. Solo suplico silencio, es tan fácil y  complicado de entender. Cada vez que me hablas siento como las venas de mi cerebro bailan sincopadas, pero la reverberación de tus  frases me vuelve loco. No hay estilo, la vulgaridad lo invade todo. Leonor siempre se queja de su  patética vida. ¡Cómo la detesto! Ese intento de ama de casa provoca en mí  un comportamiento autolesivo.
-  Anatole, qué histriónico y ridículo te pones cuando entras en ese estado de seudoactor con aire trágico. Hoy, hoy voy a beber esta botella de  sucedáneo de voka que Calisto me dejó dentro del wáter, encima de sus heces. Asquerosos dementes, vuestros egos no logran explicar en qué consiste el arte del que habláis tanto y tan mal. Me fumaré este cigarrillo a vuestra salud. Mis teorías sobre el éxito y el progreso económico del individuo “x” en una sociedad “x” capitalista, of course,  han avanzado mucho esta semana. Escucha atentamente, si todavía conduces un coche de 1999 eres un fracasado consagrado. Tu coche refleja lo equidistante del sistema que te encuentras pero lo triunfador que eres en el mundo  karmático. ¿Para qué quería Buda un utilitario debajo de un árbol?  (Se escuchan paso firmes). Calisto,  maldito loco ya está aquí de nuevo, oigo sus zapatos en el portal. Me voy, saldré por la puerta de atrás… Allez vous faire foutre!
- Amo a ese chico- dijo Anatole. Representa al hijo bastardo que podríamos haber engendrado la insulsa Leonor y yo. ¿Pero quién podría comprender a un bohemio? Lo hubiese adoctrinado  en absurdos colegios y universidades, qué horror, hubiese destruido al pobre muchacho. Francia es un buen sitio para vivir era en lo único en lo que coincidíamos, eso y en la cama. El estrepitoso ruido que hizo Calisto al abrir la puerta, trajo de nuevo al presente a Anatole.
- El tictac del reloj que llevo dentro de mi cabeza me dice: “Tienes que bailar al son de cualquier estúpida música que suene arbitrariamente”. Ja, ja, ja.  ¡Anatole, ya estoy aquí! He encontrado en la basura unas pizzas que nos servirán de cena esta noche. La “mierda burguesa” puesta al servicio de los creadores.  Estoy en plena fase de expansión, me he pasado toda la mañana en el parque Monceau, observando a las palomas, la semana que viene me convertiré en una de ellas, así que no me esperes porque desapareceré un tiempo.

- Cada día te quiero más y bendigo al azar por convertirme en tu padre postizo. (Rió a carcajadas). Fernán estuvo aquí con uno de sus monólogos “cuerdos”. Esta noche vendrá a cenar, ya sabes que te detesta pero ese imbécil dice cosas interesantes… a veces. (Sonó el timbre de la puerta).  

lunes, 7 de marzo de 2016

Comienza el Año Cultural El Rosario 2016 en la Casa de las Tradiciones de Machado

El municipio de El Rosario pretende ser un referente cultural de la Isla durante el  presente año 2016 gracias a la iniciativa Año Cultural 2016 puesta en marcha por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de El Rosario que dirige el edil Fidel Vázquez. 

El objetivo de este ambicioso proyecto es el de promover el desarrollo cultural de El Rosario a través de la ejecución de proyectos originales, con propuestas imaginativas y novedosas en diferentes especialidades artísticas. La programación cultural se estructurará organizando una serie de actividades en torno a un argumento temático principal que se abordará durante cada uno de los meses del año.

En el acto de la inauguración celebrado el pasado sábado se programaron en horario matinal numerosos talleres y actividades de defensa de las tradiciones y donde participó todo tipo de público. 

fot. Ayuntamiento de El Rosario
A partir de las 20:00 horas del sábado, en torno a 300 personas, se dieron cita en la Gala de apertura del terrero como “Casa de las Tradiciones” donde actuó  el timplista Josele del Pino, el grupo vocal Sometimes y la compañía Pieles con su reconocido espectáculo folclórico “Canto al trabajo”. 

Grupo Sometimes, fot. Biblioteca de Tabaiba
Timplista Josele del Pino, fot. Biblioteca de Tabaiba
Pieles, Canto al Trabajo, fot. Biblioteca de Tabaiba
Pieles, Canto al Trabajo, fot. Biblioteca de Tabaiba
#AñoCulturalElRosario2016